By Melani Segovia

No sé quién soy realmente en este momento. No sé donde pertenezco. Me llamo Melani, pero me llaman por nombres diferentes. A veces, me llaman “la hija de Edith”, mientras que otras veces, como “La chica nueva que vino de los EE. UU.” Y mi nombre MÁS favorito, “Gringa”. Supuestamente pertenezco a los Estados Unidos … Supuestamente pertenezco a El Salvador. Estoy entre esos dos mundos, pero realmente no pertenezco a ninguno de ellos. Yo no nací en los Estados Unidos. Soy hispana y siempre me miraron de esa manera. Algunas personas me llamaban ilegal. Algunos decían que yo era mexicana solo porque era hispana, como si México fuera el único país donde habla español. Nunca podía decir que pertenecía a los Estados Unidos porque nunca he pertenecido. Yo era diferente y me miraban diferente. Nací en el salvador. Cuando volví, me llamaban “gringa” solo porque había vivido en los Estados Unidos. La gente aquí piensa que si vienes de los Estados Unidos, automáticamente no sabes español y no te gustan los hispanos. La gente aquí también me mira de manera diferente. Algunos de ellos me discriminan. Discriminan a su propia gente. Hacen parecer que no pertenezco y cuando trato de encajar, no me dejan. No tengo otra opción, solo sentirme diferente. Como dije antes, estoy entre dos mundos y no pertenezco a ninguno de ellos. Me llamo Melani, pero voy por cosas diferentes. Supongo que realmente no tengo un nombre. Tengo dieciséis años y no puedo esperar para descubrir a dónde pertenezco realmente. Este soy yo, pero no sé muy bien quién soy en este momento.